©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

10 dic. 2009

Maese raposo

Una muestra más de una de las ilustraciones con las que ando estos días. El protagonista de esta en cuestión, un zorro común (Vulpes vulpes), es de esos animales por el que siento una profunda admiración, en el sentido en que el hombre lleva empeñados siglos en acabar con él y, lejos de conseguirlo, consigue una y otra vez superar todas las trabas que le imponemos y hasta saca provecho de ellas. Desgraciadamente, no todas las especies son lo oportunistas y adaptables que maese raposo y, muchas de ellas, sólo necesitan que las molestemos un poquito para poner en peligro su existencia.

5 comentarios:

  1. ¡Has clavado el pelaje y la mirada, la esencia de maese raposo!

    Tal vez el éxito de esta especie radica en que nos parecemos bastante en la capacidad de sacar partido de todo. Ellos con más acierto ecológico que nosotros.

    Enhorabuena, Lluís.

    ResponderEliminar
  2. El último zorrico que vi, fue uno de fase rojiza, como el que muestras en tu fantástico dibujo.
    Estaba dormitando por la mañana al abrigo de una cueva amplia, enroscado, y su afilado hocico sobresalía de su poblada cola. Dí una enorme vuelta para no interrumpir el sueñecito del raposete. Ya le iba a dar yo trasnocha, ya. Menuda vuelta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. que guapos son los zorritos, a mi me gustan sus ojos tan brilantes y que te miran de forma especial.
    maravillosa ilustración, el color su pelaje ya lo sabes me encanta lo que ilustras con tanto detalle.

    un abrazo

    Paola

    ResponderEliminar
  4. Si, estoy contigo Fco. Javier, creo que nos parecemos bastante con la salvedad que comentas. Creo que la inteligencia tiene esa contrapartida, aunque con ella también podemos corregirla. Esperemos que así sea y que se llegue a tiempo de evitar muchos males. Saludos

    Un gran detalle por tu parte, a pesar de la vuelta que tuviste que dar. Seguro que el zorro te lo agradeció. Hay que tener en cuenta de que muchos de estos animales son más activos de noche es precisamente porque así nos evitan. Un saludo

    Paola: Ciertamente es un animal bello. A mi encanta especialmente, además de sus innumerables habilidades. Un abrazo

    Thanks, Mans!

    ResponderEliminar