©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

27 mar. 2009

Pintar con el lápiz

El lápiz es una herramienta aparentemente simple, que siempre va conmigo. Pero, cuando la utilizamos descubrimos que es capaz de pintar todos los colores en uno. 

Duna

Imaginando a un alcaraván correteando en una duna de Doñana.

Piedras, tronco y mochuelo

Restos de una época pasada en la que se obtenía prácticamente todo de la tierra. Ayudándose de ribazos creados con piedras, se creaban terrazas en las laderas del monte para poder cultivar. Hoy, la mayoría de esos campos están abandonados. La montaña está recuperando lo que es suyo. Como testimonio han quedado esos muros de piedra, muchos se van derrumbando, y árboles muertos como el almendro.

En esta pintura he reunido tres elementos que me encanta pintar; las piedras, los troncos de los árboles y, por supuesto, las aves.

Vecinos alados (II)

Aquí un estudio de hembras de gorrión común, sobre todo del plumaje del dorso.

26 mar. 2009

Vecinos alados (I)

El gorrión común es un ave que tenemos tan cerca y a la que vemos bastante a menudo, que nos pasa desapercibida. Este es un estudio de machos de esta especie, que en esta época andan enzarzados en peleas entre ellos a la conquista de las hembras, aportando material para el nido y, entre unas cosas y otras, hay que acicalarse el plumaje.

Anunciando la primavera

El almendro es madrugador. Tan pronto detecta que las horas de luz se alargan y que el sol baña con mayor calidez su desnudo ramaje, va recubriéndolo con sus bellas flores. Con ellas nos dice que la primavera está cerca. La estación de explosión de la vida. 

25 mar. 2009

Encuentro


Aqui empieza mi primer encuentro con esta nueva herramienta que es el blog. Y que mejor manera de hacerlo que con otro encuentro. Un encuentro ocurrido hace unos años con un visitante alado siberiano. Y encima, recién mudados a nuestro nuevo hogar. El hallazgo fue casual y, necesité de varias observaciones para poder ver con claridad que se trataba de un escribano de gmelin, ave del tamaño de un gorrión. La observación tenía su importancia pues no es migratoria exactamente, sino que realiza desplazamientos divagantes. En España hay muy pocas observaciones. Tuve la fortuna de poder observarlo durante todo el invierno, pues frecuentaba unos terrenos de cultivo a menos de cinco minutos de casa. Fruto de estas citas, es este pequeño óleo que realicé.