©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

21 sept. 2009

Colores de otoño

Ayer un poco antes de mediodía, oficialmente, entrábamos en el otoño. Es esta una estación que suele despertar sentimientos de tristeza y abatimiento entre la mayoría de las personas. En mi caso es todo lo contrario. Me parece una época del año realmente bella con amaneceres y atardeceres espléndidos, de contrastes, de cielos encapotados de nubes con toda la gama de grises, de firmamentos de azules brillantes, de días de lluvia. Una estación de contrastes. Pero lo mejor de este momento del año es asistir a esa transformación que sufre la naturaleza para afrontar con garantía de éxito la siguiente estación: el invierno.

Ilustro la presente entrada con un óleo que tiene algunos años que recoge algunas de las sensaciones de las que hablaba. Al mismo tiempo me trae a la memoria una época de mi vida que queda ya en el recuerdo. Un recuerdo agradable. La evocación de contemplar muchas tardes a un grupo de jilgueros (Carduelis carduelis) posados en un albaricoquero, vestido con su traje otoñal. Es esta un ave a la que le tengo un especial cariño, seguramente por la mala suerte que ha tenido de tener un bello plumaje y agraciado canto. Estos dos atributos le han privado de lo que mejor saben hacer las aves: volar. Cientos, miles, acaban enjauladas, cautivas de la codicia humana de disponer de todo a su antojo. Otras tantas se quedan en el camino. Cuando podemos disfrutar de todo ello simplemente deteniéndonos a contemplar la naturaleza. En una ocasión mi hijo me reprendió de que no teníamos ninguna mascota de ese tipo, que un amigo suyo tenía varias, a lo que yo le contesté: ¡Como que no, vente conmigo y verás! Salimos fuera de casa y lo lleve a un pequeño huerto con una fuente para las aves y una diminuta pinada que teníamos. Allí le mostré la vida que en aquel momento pululaba por allí: gorriones, mirlos, jilgueros, verdecillos, currucas, caracoles, hormigas, escarabajos, lagartijas... todos estaban allí y todos eran sus mascotas. Pero había una diferencia con estas “mascotas” y las que tenía su amigo: la libertad. Aquellos animales iban y venían cuando querían y, no lo debíamos de hacer muy mal puesto que todos los días volvían. Una sonrisa se dibujó en la iluminada cara de mi hijo y, en mí, la sonrisa recorrió todo mi ser.

Así que ya sabéis, salid y disfrutar de todo aquello que nos ofrece el otoño, que además es de manera gratuita.

Óleo sobre tabla, 50 x 35 cm. 2003

18 sept. 2009

Obra en proceso (II)

Y seguimos con el retrato del cernícalo primilla. Esta siendo una auténtica lucha, pues todavía no consigo que mi hemisferio creativo (si es que lo tengo) desconecte por completo al otro, el racional y empiece a trabajar al 100%. Y se nota, pues me cuesta más de la cuenta resolver la obra. Ha habido algún momento en que he pensado dejarla porque no acababa de convencerme, pero al mismo tiempo es necesario recuperar la normalidad y, en ello estamos. En esta fase, he empezado a modelar el plumaje del ave.

10 sept. 2009

Obra en proceso (I)

Un día antes de lo ocurrido a mi hijo, había empezado un retrato de Cernícalo primilla (Falco naumanni) macho. Apenas lo había manchado para darle algo de entonación. Desde entonces, no había sido capaz de retomarlo. Y lo había intentado, con el resultado de apenas un par de pinceladas. Y es que hay que tener la cabeza muy centrada para que exista empatía entre el cerebro y la mano. Y está claro que no la había. Pero su evolución favorable y sobre todo sus propios constantes ánimos para que retomara mi actividad normal, dieron sus frutos y ayer conseguí concentrarme y lograr una sesión productiva, empezando a darle forma al retrato. Quiero agradecer las muestras de apoyo y ánimos que me habéis hecho llegar y que han sido muy reconfortantes.