©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

27 oct. 2009

El ave tropical

Creo que nadie ha quedado indiferente cuando en algún paseo por el campo ha podido contemplar al abejaruco común (Merops apiaster) y, de inmediato, el color de su plumaje nos ha llamado poderosamente la atención. A mi particularmente me recuerdan a esas aves que habitan las selvas tropicales y que visten con tantos y llamativos colores su cuerpo. Me encanta observarles especialmente en sus momentos migratorios, al principio de la primavera y finales del verano y principios del otoño, cuando se pueden contemplar bandos de estas aves y disfrutar con sus acrobacias aéreas.

“Colores tropicales” Pastel sobre papel Mi-Teintes Fabriano 160 grs. 32,5 cm. x 25 cm. 2009

13 oct. 2009

Caqui otoñal

Seguramente hace bastantes años a alguien se le ocurrió plantar algún caqui (Diospyros spp.) entre almendros por capricho o, quizás con visión de futuro y de que podía ser un fruto rentable. El caso es que en ese rincón, hoy en día abandonado, sobrevive alguno de estos árboles de origen asiático entre coscojas, zarzas, romeros, etc. que han ido recolonizando sus antiguos terrenos y lo cierto es que ejerce tanto el fruto como el árbol un fuerte contraste entre la vegetación mediterránea y es que si el fruto es de unos tonos anaranjados-rojizos llamativos, las hojas no se quedan atrás y pasan del verde a un rojo intenso. Una buena excusa para seguir probando los pasteles...

Pastel sobre tabla, 28 x 21 cm. 2009

6 oct. 2009

Probando con el pastel

Hace ya más años de los que me acuerdo me regalaron una preciosa caja de madera de lápices de pastel. Aunque es una técnica a la que siempre le he tenido ganas, lo cierto es que por unas cosas y otras nunca he hecho nada. Nada hasta la semana pasada. No se que me impulsó a rescatar esa caja de la estantería, pero lo cierto es que lo hice y me puse a darle a aquellos lápices. Para complicarlo un poco más, he trabajado sobre un soporte poco habitual en el pastel (al menos yo no he encontrado referencias), una tabla de madera y el resultado es el que podéis ver en esta obra en la que de nuevo el protagonista es un cernícalo primilla. Aunque todavía queda mucho por mejorar, lo cierto es que el pastel me ha sorprendido gratamente y he disfrutando en su realización. Como no tenía mucha variedad de colores he tenido que obtener alguno de ellos a base de mezclar varios colores y eso me ha permitido, seguramente, descubrir más las posibilidades del pastel. Creo que no será la última.

Pastel sobre tabla, 41 x 28 cm. 2009