©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

22 sept. 2010

¡Gracias, compañeros!

Hace algunos años decidí unir mis dos pasiones, la naturaleza y el arte, a través de una expresión artística que tiempo después descubrí que los anglosajones llamaban wildlife art y que era bastante apreciada en esos países. Decidí aportar mi granito de arena a la naturaleza y al arte. La empresa era complicada, pues aquí en España el arte de la naturaleza prácticamente no existía para los “entendidos” en arte. Pero no había que desanimarse. Lo tenía muy claro.

Entonces surge esa herramienta a la que llaman internet y que permite la comunicación y, lo más importante, el acceso a mucha información de (casi) cualquier rincón de este planeta. Y así, casi sin darnos cuenta, los artistas que andábamos desperdigados, solitarios, por el ancho y largo de nuestra geografía empezamos a conocer el trabajo del otro, a contactar, a intercambiar información, comentarios, inquietudes. Y una cosa lleva a la otra. Un día, todo aquello fructifica en la primera exposición colectiva y la posibilidad de ver arte de naturaleza de otros artistas en directo y, quizá lo más importante, conocer, estrechar la mano, de muchos de esos “locos” por el arte y la naturaleza que coincidimos en aquella exposición. Aquel encuentro desencadenó, irremediablemente, en la reactivación de la Asociación Española de Artistas de Naturaleza.

Desde entonces han sido ya varias las exposiciones, los encuentros, las jornadas de pintura en el campo, las charlas, el intercambio de ideas. El wildlife art empieza a ser conocido y valorado en nuestro país. Queda mucho camino por recorrer, cierto, pero esto ya es imparable. Y prueba de ello es esta última exposición en Sevilla. Una muestra en la que se pueden ver perfectamente los dos componentes de este género artístico. La pura expresión artística a través de la pintura y el compromiso con la naturaleza, al dar a conocer a un ave como es el cernícalo primilla en un lugar tan singular como es la Catedral de Sevilla y que pasa inadvertido para la mayoría de la gente. Así, activamos los sentidos del espectador que contempla nuestras obras y al mismo tiempo le estamos diciendo que con ellos vive una pequeña rapaz, bella, singular, única, beneficiosa y que necesita de nuestra atención para que las podamos seguir viendo regresar cada primavera desde sus cuarteles de invernada en África.

En la fotografía que acompaña esta entrada aparecen los artistas que estuvieron en la inauguración en Sevilla hace unas semanas. De izquierda a derecha: Fran A. H. Alvarado, Gabriel de la Riva, Manuel D. Galeote, José A. Sencianes y Francisco J. Hernández. Gracias a ellos y a otros como ellos, a su empeño e ilusión, esta exposición ha sido posible. Y este proyecto sigue vivo. ¡Gracias, compañeros!

Escribiendo estas letras me he dado cuenta que internet ha llevado esto más allá, me ha permitido conectar con gente de casi cualquier parte de este mundo, inquieta, amante de la naturaleza, del arte, de la cultura... de la Vida, en definitiva. Gente que enriquece mi mente, pues me permiten compartir las suyas. La web 2.0 nos permite conocer, pero también interactuar, intercambiar información. De otra manera, andaríamos náufragos entre el mar que hemos navegado hasta entonces de gente con la mente adormecida, superficial, que deja que otros les digan lo que tienen que pensar, lo que tienen que decir, lo que tienen que beber, comer, vestir... Por fin podemos conectar, unir nuestros cerebros en un cerebro común, más fuerte, capaz de cambiar este mundo. ¡Gracias, compañeros!

4 comentarios:

  1. Qué bonito lo que has escrito, me ha encantado la entrada. Gracias a vosotros por compartir vuestras obras, vuestro aprendizaje y vuestros conocimientos. Me da como que ya nos habéis dado el trabajo hecho para que otros lo disfrutemos.

    Un placer.

    Por cierto, que ya tengo enmarcado el herrerillo, no es que me guste demasiado el marco, pero había que ponerese de acuerdo con la pareja. Ahora sobre lo que tampoco me pongo de acuerdo es sobre el lugar a colocarlo, pero ésto sí que me tocará elegirlo a mí ;) Parece mentira que llevemos 20 años juntos, jaja.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Cuando se encuentra gente como vosotros que se reúnen para hacer algo tan hermoso como unir la naturaleza y el arte se ve una luz en un mundo tan complicado y a veces tan cruel. Os felicito a todos y os animo a seguir con esta maravillosa labor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ey Luis, no había entrado en tu blog desde que me fui de vacaciones y por supuesto, no había visto estas últimas entradas. Gracias por la parte que me toca, me has hecho recordar muy buenos momentos y sobre todo, el porqué estamos enfrascados en este proyecto que nos trae quebraderos de cabeza pero experiencias inigualables. Muchas gracias compañero por seguir ahí! Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Luuis: bonitas palabras, llenas de ilusión y optimismo. Gracias.

    ResponderEliminar