©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

21 nov. 2011

¡Caracoles!


En estos días lluviosos podemos disfrutar viendo a diversas especies de caracoles deslizarse entre tierras, piedras y plantas, aunque a mi especialmente me llaman la atención esas agrupaciones de caracoles, sobretodo en lo peor del estío, que forman un solo ente. 

16 nov. 2011

14 nov. 2011

El ojo que todo lo ve


Posado en la puntita de la rama más alta del almendro más alto, está atento el alcaudón real meridional (Lanius meridionalis) a todo lo que se mueve a su alrededor. Ha abandonado el monte donde se ha reproducido esta primavera y viene a ocupar los territorios que ha dejado su primo el alcaudón común, que ha viajado a África a pasar el invierno. Y es que por aquí ahora bulle más vida que a más altura. Bandos de fringílidos, escribanos, bisbitas, cogujadas, etc. se mueven de un bancal a otro en busca de comida. También algún que otro roedor y los días soleados y templados, algunos insectos.
Además de estar atento a todo, este alcaudón tiene otra habilidad: imita el canto de las aves que oye a su alrededor, con el objetivo de poder ir acercándose a ellas sin levantar sospechas de su verdadera identidad e intentar capturar a la más confiada.
Un ave llena de recursos, sin duda...

8 nov. 2011

Ya está aquí el saltarín


Desde hace unas semanas los campos, patios y tejados se nos han llenado de una avecilla vivaracha, simpática, oscura y de hermosa cola rojiza que sacude casi sin cesar. Es, como no, el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) y es un auténtico atleta, desplazándose por el suelo a base de continuos saltos con sus finísimas patitas. Es todo un gustazo observar a esta ave y, este año, no se en otros lugares, pero veo más ejemplares de lo habitual. O es que se mueven tanto que parece que hayan más...

4 nov. 2011

De regreso con el otoño


Por aquí, con la llegada de la primavera, el zorzal charlo (Turdus viscivorus) se desplaza al cobijo de las zonas boscosas de los montes buscando la intimidad que necesita para entregarse a una de las etapas más importante de su vida, como es la reproducción.
Ahora, con el otoño, regresan a campos y aledaños del pueblo, donde afrontar el invierno que vendrá se hace más llevadero.

31 oct. 2011

(4) Primeras notas de color en el abejaruco


Primera capa para entonar los colores del multicolor plumaje del abejaruco. A continuación trabajaré en otra capa para una primera aproximación de las luces y sombras en el ave.

27 oct. 2011

Nuestro vecino el gorrión común


Parejita de gorrión común (Passer domesticus) posado sobre una de sus apreciadas tejas, aunque cada día van quedando menos construcciones con el tejado de esta teja árabe (aunque su origen es romano) que desde siempre les ha dado refugio y lugar donde anidar. También nuestros gorriones, nuestros vecinos, a los que solemos prestar poca atención está disminuyendo su número. ¿Llegará el día en que nuestros tejados, calles y jardines se queden vacíos de esta ave que un día decidió vivir con nosotros?

22 oct. 2011

Nueva obra. Todas las ramas con color


Bien, ya he dado la primera capa a todas las ramas. Ahora le tocará el turno al ave antes de entrar en detalles.

21 oct. 2011

Nueva obra. Manchando algunas ramas más


Disponibilidad de un rato para manchar algunas ramas más. Quedan sólo unas pocas y después esbozaremos los colores del abejaruco.

17 oct. 2011

Nueva obra. Primeras pinceladas


Después de algo más de un mes en que he andado un poco al encuentro de lo que quiero hacer, empiezo a dar forma a todo ello. He aquí las primeras pinceladas con el propósito de ir entonando la obra.

4 sept. 2011

Naturaleza prestada. Naturaleza indignada

“No heredamos la Tierra de nuestros padres,

la tomamos prestada de nuestros hijos”

Tal y como comentaba en mi anterior entrada, hace unos meses empecé un grafito que iba cogiendo en huecos. En estos últimos días decidí darle el empujón final y terminarlo. Es un retrato de mi hijo al que he añadido unas golondrinas comunes (Hirundo rustica) aves, que como él mismo me ha comentado en más de una ocasión, le fascinan. Mientras iba trabajando en este dibujo, me vino a la mente la frase que encabeza esta entrada y que encierra una verdad inmensa. Las acciones de nosotros los adultos, los padres, hacia la Naturaleza determinan la salud del planeta que reciben nuestros hijos. Jugamos pues con la calidad de vida de nuestros descendientes, nosotros, que nos desvivimos en que tengan de todo aquello que pensamos que les van a hacer más felices y obviamos lo principal. Así, por ejemplo, mi hijo disfruta de menos golondrinas de las que debiera pues nuestro trato con la Vida ha sido tan nefasto que lejos de mantenerse los mismos efectivos que había cuando yo nací, han disminuido. La misma suerte corren infinidad de otras aves, mamíferos, anfibios, reptiles, insectos, plantas... Incluso cientos de especies de seres vivos van desapareciendo desde el mismo instante que empezó a respirar sin que llegue nunca a saber de su existencia. Sus paisajes son alterados, diezmados, arrasados en aras de mejorar, dicen, nuestra calidad de vida. Sus aguas se sobreexplotan, envenenando ríos y mares. El aire que nos entregó fresco, transparente y limpio se lo devolvemos ennegrecido e irrespirable. Con nuestras acciones o con nuestra simple indiferencia y pasividad condenamos a nuestros hijos a vivir en un planeta lleno de hambre, tristeza, contaminación y miseria. Cuando ellos nos entregaron un planeta lleno de Vida y recursos para todos.

Una parte de nuestra sociedad se ha levantado de su hasta ahora pasividad indignada ante un sistema injusto que se tambalea pero que intenta seguir aferrado para que los cuatro que están ahí arriba, enriqueciéndose, controlando la mayoría de los recursos, puedan seguir haciéndolo. A costa del bienestar del resto. Y pienso yo que eso está pero que muy bien. Se trata de eso, de utilizar las herramientas que nos proporciona la democracia para alzar nuestra voz y exigir a quienes nos gobiernan que lo hagan de manera correcta. Se trata de interesarse, de informarse. Se trata de pensar, de razonar. No dejarlo para que lo hagan otros por nosotros. Se trata de adquirir conocimientos, de intercambiarlos. Será la única manera de que no nos manipulen y de que los aspirantes a gobernar sepan que han de hacerlo bien, de manera justa y honesta si quieren hacerlo.

Yo aquí sigo empeñado (contra viento y marea) con mis dibujos y pinturas encaminados a difundir la riqueza de nuestra naturaleza, de nuestro planeta. De nosotros mismos. Es mi voz comprometida para contribuir a reconducir nuestro camino y poder devolverle así lo más intacta posible la Naturaleza que un día me prestó, como única vía posible para que disfrute de la calidad de vida que todo padre desea para su hijo y para que en su momento, cuando un día ese hijo sea padre, pueda hacer lo mismo con su hijo.

La Naturaleza también está indignada. Escuchémosla.

17 ago. 2011

Grafito dormido



Hace casi un año empezaba una obra a grafito sin prisas y por uno u otro motivo a día de hoy está sin terminar. Tampoco pasa nada, pero me he propuesto en estos días terminarla. Os muestro unos pequeños fragmentos de la misma así como mis “herramientas” habituales cuando trabajo con grafito.

11 ago. 2011

Tomando el sol

Hace algunos años leía acerca de un medio pictórico que aparecía en la década de los 70 del siglo pasado y aunque sentí interés desde esos instantes de probarlo no ha sido posible hasta ahora. El medio pictórico en cuestión son los colores alquídicos. Reciben este nombre por la resina alquídica que se utiliza para aglutinar el pigmento. Pero bueno, lo interesante para mi son sus peculiares propiedades, en comparación con el óleo y el acrílico.

Su principal ventaja radica en su período de secado, más rápido que la del óleo pero más lento que en el acrílico, lo que me permite tener tiempo para fundir colores o realizar degradados y al mismo tiempo poder realizar varias capas en una misma sesión. Los colores son más fluidos y transparentes que los óleos y por tanto son más luminosos, lo que facilita el detalle. Además, las pinceladas, por finas que sean, mantienen su nitidez y definición. Los alquídicos mantienen un perfecto acabado satinado una vez seco, al no sufrir el embebido de los óleos, que son esas zonas mates que en ocasiones quedan en el cuadro conforme van secando los colores. Además no resbalan, que es algo que en más de una ocasión me ha sacado de quicio al no poder trabajar bien la siguiente capa sobre la anterior ya seca, pues simplemente el color no se agarra, resbalando por la superficie y poniendo a prueba nuestra pericia y paciencia para tratar de solucionarlo.

Mi experiencia con este medio pictórico ha sido muy buena. Me ha encantado y desde luego va a formar parte de mi trabajo a partir de ahora. Obviamente, las cualidades de los alquídicos pueden no serlo tanto para otros artistas, pues va en función del estilo y de la manera de trabajar de cada uno. En mi caso, creo que congeniamos bastante bien. He empezado realizando una pequeña y sencilla pintura para probarlos, antes de adentrarme en algo más complejo.

“Tomando el sol” Piquituerto común (Loxia curvirostra) Alquídico sobre tabla 28 x 21 cm. 2011

23 jul. 2011

Una de cómic

Organizando algunos cajones y carpetas me he reencontrado -ya ni me acordaba- con algunos escarceos que tuve en el apasionante mundo del cómic como el que reproduzco a continuación en el que ironizaba con la facilidad que tiene mucha gente en dormir delante de un televisor y la dificultad para hacerlo en la cama. Ha estado bien el volver a ver estos dibujos, muchos de ellos lejanos en el tiempo, pero que explican el camino recorrido. Seguimos caminando...

19 jul. 2011

Perdices. En proceso (V)

Y sin prisas, seguimos avanzando en esta obra, añadiendo algo de vegetación, así como una nueva capa en la nieve a la par que añado detalles a las piedras. Esbozo las plantas que van por delante de las perdices y en las que me voy a centrar a continuación.

5 jul. 2011

Perdices. En proceso (IV)

Estos días he podido avanzar un poco más con la obra de las perdices. Fundamentalmente he trabajado sobre el plumaje de las aves (no se si se apreciará de la instantánea de la última entrada de esta obra) y empezando a dar forma a la nieve del primer plano. Es curioso como cuando consigo que mi parte creativa del cerebro (escasa, eso si) desconecte de todo y se centre en lo que esta pintando, puedo sentir el frescor de la nieve, algo que viene francamente bien en estos días.

13 jun. 2011

El vigilante alcaudón

Pertrecho en su rama preferida, está el alcaudón común (Lanius senator) atento a cualquier movimiento que se produzca a su alrededor, para lanzarse sin dudarlo a la más mínima oportunidad a la captura de insectos, micromamíferos e incluso pequeñas aves a las que imita con su canto para poder acercarse a ellas. Todo un cazador un poco mayor que un gorrión, aunque carente de las garras y picos de las aves rapaces, por lo que recurre a la ayuda involuntaria de plantas espinosas, en donde ensarta a sus presas para poder desgarrarlas. Una prueba más de la adaptabilidad de la vida para salir adelante.

“El vigilante alcaudón” Acrílico sobre tabla 28 x 21 cm. 2011

2 jun. 2011

Piquituerto digital

El Piquituerto común (Loxia curvirostra) es un ave fascinante, que un buen día decidió adaptar su pico para poder aprovechar el suculento y protegido fruto de las piñas: los piñones. Y después de paciente evolución, desde luego que lo ha conseguido. Sólo hay que ver con que facilidad es capaz de acceder a los piñones. Todo un ejemplo de adaptación y evolución de la vida. Incluso adapta su ciclo reproductor para que coincida en la época que hayan más piñas, para que no falte el alimento.

He querido profundizar algo más en la pintura digital, realizando esta obra enteramente en este medio, eso si, siguiendo el mismo procedimiento que lo haría a la manera tradicional.

Además, pinchando en la imagen, os aparecerá a un tamaño adecuado para quien le apetezca utilizarla como fondo de escritorio de su pantalla de ordenador. Y como hoy en día hay varios formatos de pantalla, si alguien tiene otra resolución de pantalla y desea tener esta imagen, sólo tiene que enviarme su resolución de pantalla a través de CONTACTO y gustosamente se la enviaré a esa resolución. Es un pequeño obsequio que espero sea de vuestro agrado.

11 may. 2011

Perdices. En proceso (III)

Una vez todo entonado, llega el paciente proceso de ir capa sobre capa, para capturar colores, matices, formas y texturas de rocas, nieve y aves.

25 abr. 2011

Supervivientes. En proceso (II)

Por fin he conseguido manchar toda la tabla y llegar a una primera entonación de la escena. Una escena que quedó grabada en mi mente hace algunos años. Fue aquella una mañana llena de sorpresas. La primera, encontrar el paisaje completamente nevado en aquella mi irrupción en un nuevo día. Fenómeno meteorológico éste, cada vez más poco habitual por mis tierras mediterráneas y que cubrió con su níveo manto todo el paisaje, transformándolo. Creándolo de nuevo. Había que salir al encuentro de este nuevo paisaje y disfrutarlo. Durante el paseo tuve la grata sorpresa de encontrarme con unas aves hermosas, bravas y que habían sobrevivido a una recién terminada temporada de caza y le plantaban cara a este gélido invierno. Por supuesto, se trataba de un pequeño grupo de perdiz roja (Alectoris rufa) que, agazapadas a los pies de un ribazo, intentaban creo yo, sobreponerse a la sorpresa también para ellas, de la nevada.

14 abr. 2011

Detalle de una nueva obra

Este es un fragmento del óleo que apuntaba en una anterior entrada en el que ando ocupado últimamente. Las formas y texturas de las piedras empleadas en esas construcciones creadas por el hombre para escalonar el terreno y convertirlo en cultivos, aguantando la tierra de las acometidas de la lluvia, siguen llamando mi atención.

7 abr. 2011

Ya están aquí

Golondrinas, abejarucos, papamoscas, vencejos, alcaudones, collalbas, culebreras, chotacabras, cucos, críalos.... fieles a su cita, han llegado junto con la primavera dispuestos a multiplicar la vida. ¡A disfrutarlo!

“Alcaudón común” Tinta china a plumilla sobre papel 22,5 x 16,5 cm. 2011

5 abr. 2011

Un año más en Cáceres

En efecto, por tercer año consecutivo se celebra una nueva exposición colectiva de Wildlife Art “La imagen de la naturaleza” dentro del Festival de las Aves que se celebra en Cáceres. Este año se adelanta al mes de abril. Concretamente, nuestra exposición se inaugurara el próximo viernes 8 de abril a las 20:30 horas, en las estupendas instalaciones del Museo de Cáceres. Yo participo con tres obras junto a las de catorce compañeros, además de esculturas de otros dos artistas.

Una buena ocasión para disfrutar de arte y naturaleza en estos inicios primaverales. Por supuesto, estáis todos invitados.

30 mar. 2011

Pintando el invierno en primavera

Una de las causas de que me prodigue poco últimamente es que ando embarcado en varios proyectos. Uno de ellos es este óleo de paisaje invernal con una especie muy representativa de nuestros montes y campos como protagonista. Espero poder mostraros más detalles dentro de poco. De momento, os dejo un instante de mi sesión de trabajo de ayer.

7 mar. 2011

Desempolvando las plumillas

Tal y como prometí hacer algún tiempo a mi colega de inquietudes y excelente artista, Antonio Ojea, al contemplar sus preciosas plumillas a tinta china, he hecho lo propio y, después de quitarles el polvo y “engrasar” mis queridas plumillas, que tenía algo abandonadas, que no olvidadas, para desentumecer la mano y recordar un poco como funciona esto (va a haber que esforzarse bastante viendo el resultado) he realizado este rápido apunte de un gorrión común.

1 mar. 2011

La importancia de un buen aseo

Quien tenga por buena costumbre el observar a las aves, habrá podido contemplar en más de una ocasión el tiempo que dedican al aseo de su plumaje. Y no es para menos, les puede ir la vida en ello. La diferencia de tener unas plumas deterioradas a tenerlas en perfecto estado les puede ser crucial a la hora de esquivar a un depredador o, por el contrario, el dar caza a la presa. Siempre me ha encantado ver como acuden a bebedero y realizan el baño de su plumaje, aunque nos encontremos a 1º C, para acto seguido acudir a un posadero próximo y proceder a acicalar todas sus plumas, una por una.

Recuerdo como quedé fascinado de niño al leer en un libro (ayyy, ¡qué buenos son los libros!) todo el proceso de aseo de un ave:

Lo primero es que no todas las aves se bañaban. Las habían que utilizaban la arena en lugar del liquido elemento. Otras, en cambio, utilizaban agua de lluvia o de rocío en lugar de agua estancada. Sea con agua o arena, se ayudaba con ello a desprender la suciedad y los parásitos del plumaje. Pero lo que sin lugar a dudas más me maravilló fue lo que venía después: el acicalamiento. Sacudidas del cuerpo, estiramientos de las alas, para eliminar el exceso de agua. A continuación, frotamiento del pico en la rama o roca en que se ha posado para dejarlo limpio, porque a continuación había que extraer el aceite de la glándula uropigial. ¡Toma ya! Resulta que la mayoría de aves poseen una glándula justo por encima de donde empieza la cola. Todo un descubrimiento para un chaval. Claro –-seguía yo leyendo—como no pueden sudar como nosotros, tienen que buscar otra solución. Y la solución es esa sustancia grasienta con la que embadurnan el plumaje durante el acicalamiento. Las aves acuáticas son las que más desarrollada tenían dicha glándula, seguramente por sus propiedades impermeables. También se había comprobado que al entrar en contacto esa secreción con la luz solar, se producía vitamina D, con lo que era ingerida o absorbida por la piel mientras se aseaba. También algunas aves utilizaban el olor de esas secreción como olor defensivo, ahí tenemos por ejemplo a la abubilla. Otras, en cambio, segregaban además por la glándula diversos pigmentos carotenoides amarillos, anaranjados y rojos derivados de los alimentos, que son aplicados por las aves en diferentes partes del plumaje, pintándolo así de esos colores. Por último, cómo es lógico, las plumas de la cabeza son inaccesibles al pico, por lo que hay que utilizar las patas y dar un buen rascado. Y una vez limpios... ¡a volar!

“El acicalamiento” Carboncillo negro y blanco sobre tabla. 37 x 28 cm. 2011

27 feb. 2011

Entrevista en Naturahoy

El más que recomendable blog sobre naturaleza amenazada y biodiversidad, Naturahoy.com, ha creído interesante incluirme en su sección Gente Natura. Si te apetece leer la entrevista, pincha aquí. También te recomiendo que te adentres por sus interesantes artículos y secciones.

Desde aquí mi agradecimiento a quienes componen Naturahoy, por su contribución al conocimiento y conservación de nuestra naturaleza y por fijarse en lo que hace un servidor.

19 feb. 2011

Un merecido reconocimiento


Fruto de un convenio de colaboración entre la Universidad de Alicante y el Instituto Jane Goodall, nacía este pasado verano la Cátedra Jane Goodall. Entre los varios proyectos que impulsa esta cátedra se encuentra la creación Premio Jane Goodall de Biología de la Conservación y Ética Medioambiental. En su primera edición, el premio ha recaído en Jesús Garzón, conservacionista infatigable que lleva desde su juventud trabajando en salvar especies en peligro y en conseguir una sociedad más justa y humana, en armonía con la naturaleza. Para obsequiar al premiado, se pensó además de la correspondiente placa acreditativa en algo diferente a lo habitual. Se me sugirió la realización de una pintura para Jesús, algo que acepté de inmediato con gran entusiasmo. Después de refrescar un poco su trayectoria, pensé que lo mejor que podía plasmar era un retrato de águila imperial ibérica, especie a la que ha dedicado muchos años y esfuerzos de su vida.

Para mi ha sido como un sueño poder contribuir modestamente con mi obra al merecido reconocimiento de Jesús Garzón.

16 feb. 2011

Carboncillo sobre tabla (II)

Y seguimos emplumando al ave protagonista del presente trabajo, a base de mezclar blanco y negro.

13 feb. 2011

Carboncillo sobre tabla (I)

Llevaba tiempo queriendo hacer algo utilizando el carboncillo. Y he querido hacerlo trabajando sobre una tabla, para poder jugar con el negro y el blanco. A ver que sale... de momento aquí van los primeros pasos.

11 feb. 2011

Un gran reto

A estas alturas está más que demostrado de que Internet se ha convertido en la herramienta más eficaz para transmitir y compartir ideas, buscar ayuda o movilizar a las personas por una causa. Sólo hay que ver los acontecimientos de los últimos días en algunos países. También se ha convertido en casi el único lugar en el que difundir todo aquello que no tiene cabida o no interesa a los medios convencionales. Ha abierto las puertas a nuevas ideas. A un nuevo mundo.

El arte de naturaleza no ha sido una excepción. Gracias al poder de conexión y de circulación de información que posibilita la red, los artistas de wildlife art que andaban desparramados por toda la geografía española se fueron encontrando. Fueron conociendo el trabajo de otros artistas. Fueron conectando unos con otros. Y esa conexión posibilitó el realizar una exposición conjunta. Artistas que iniciaban su andadura en este arduo y apasionante camino del arte colgaban sus obras al lado de otros artistas consagrados. El contacto no sólo siguió, sino que se intensificó. Por fin, el artista de naturaleza, ser solitario hasta entonces, había encontrado a otros semejantes con inquietudes análogas. Es cierto que las distancias físicas continuaban, pero el intercambio de ideas, propuestas, inquietudes, etc. ya no ha cesado desde entonces gracias a Internet. Toda esta interacción dio lugar a alguna exposición más y algún encuentro de pintura al aire libre y sobre todo reactivó un proyecto que permanecía aletargado desde que se fundó, como esperando el momento oportuno. Y por lo visto, ese momento había llegado y la Asociación Española de Artistas de la Naturaleza (AEAN) reanudaba su andadura hace unos años.

He sido uno de los afortunados de vivir en primera persona lo relatado hasta ahora. Conocer a todos estos artistas, hoy compañeros y amigos, de inquietudes similares a la mía ha sacado lo mejor de mí, como persona y como artista.

Si todas estas experiencias, encuentros y exposiciones vividas hasta ahora ya era algo impensable para mí hasta hace unos pocos años, más increíble ha sido si cabe lo ocurrido este pasado mes de diciembre. Se celebraba la acostumbrada asamblea general de nuestra asociación. Tocaba renovar junta directiva. Y si alguien me hubiera dicho hace tan sólo un año, que digo yo, unas semanas antes que acabaría siendo elegido con el apoyo de todos los presentes como presidente de AEAN, seguramente me hubiera dado la risa. Y no por nada, es que nunca me he visto yo en cosas de estas. Pero, así es y, pasadas unas semanas voy tomando conciencia de que no se trata de una ensoñación. Ser el representante de todos los artistas de naturaleza que forman parte de la asociación es un gran honor y también una gran responsabilidad. Un gran reto. Espero estar a la altura y seguir sacando más de lo mejor de mi mismo. Cuento eso si, con la inestimable ayuda del resto de compañeros que conforman el resto de la junta directiva y que su más que demostrada valía en estos escasos días que llevamos juntos en esta aventura me lo van a hacer más fácil con toda seguridad. También el apoyo y el magnífico trabajo realizado hasta ahora por los anteriores miembros nos allanan el camino para seguir en nuestro empeño de dar a conocer el arte de naturaleza que se hace en nuestro país. Gracias a todos y cada uno de los socios de la Asociación Española de Artistas de la Naturaleza y a los que vendrán, seguro, en un futuro.

Y gracias también a todos los que os acercáis por estas pinceladas de naturaleza, pues también hacéis aflorar lo mejor de mí. Y, por supuesto, gracias también a los que un día se les ocurrió inventar esto de Internet, aunque seguramente en sus comienzos no fueran conscientes de todo lo que permitiría esta tecnología.