©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

21 may. 2013

La lavandera que quería aprender a pintar



Desde hace unos días tengo pegado a la ventana del estudio a un precioso macho de lavandera blanca (Motacilla alba) atento a mis quehaceres en la mesa de trabajo. Llega incluso a golpear el cristal en más de una ocasión. Se diría que quiere aprender a pintar. Eso al menos parece en una primera impresión. Pero son otros los motivos que le han llevado a obsesionarse con mi ventana. La pasada semana descubría la ubicación de su nido en un tejado aledaño a mi patio. Son varios los años que observo su reproducción en los alrededores y son frecuentes las visitas de macho y hembra a mi patio a la caza y captura de insectos. Por lo visto, en una de sus incursiones por parte del macho a mi patio debió de pasar algo cerca de la ventana y debió ver de refilón que otro macho como él cruzaba por ella. Algo intolerable y más en época de reproducción. Había que expulsar al intruso de su territorio. De ahí que haya emprendido un obstinado desafío con su propio reflejo dibujado en los cristales de la ventana.
He tenido que buscar soluciones al respecto, bajando la persiana cuando no ando en el estudio y cuando estoy pintando coloco en el alfeizar de la ventana un pequeño peluche de un perro que le persuade de acercarse y no porque me moleste, para nada, pero entiendo que debe encauzar sus energías en alimentar a sus descendientes (a los que oigo piar desde aquí) y estar atento a los verdaderos peligros que se pudieran presentar en las cercanías de su hogar. Hasta en detalles de lo más insignificante y sin pretenderlo incluso, ocasionamos malentendidos a la vida que nos rodea.

7 comentarios:

  1. Normal que la Lavandera quiera aprender a pintar cómo lo haces tú ¡cualquier querría!
    Un abrazo,
    Elías.

    ResponderEliminar
  2. ¡A ver si lo que quiere es ser uno de tus modelos!
    Varios pájaros han chocado en las ventanas de casa, creo que por intentar cazar algún moscardón que revoloteaba en ellos. También una vez un mirlo enfrascado en plena pelea con otro. Afortunadamente sobrevivió.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo desde hace cuatro años un nido de lavanderas dentro de un macetero colgado en mi porche (ayer volví a ver la nidada). Supongo que es heredable y ya he "criado" varias pajaritas como les decimos aquí.

    ResponderEliminar
  4. " Hasta en detalles de lo más insignificante y sin pretenderlo incluso, ocasionamos malentendidos a la vida que nos rodea." Así es; nunca estaremos bastante agradecidos a los animales no humanos por ser, por estar, por ...todo. Y, sobre todo, nunca obtendremos el perdón por el dolor que les inflingimos (y no me estoy refiriendo al caso de tu lavandera, por supuesto)
    Un saludo animal.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que la lavandera ha visto mucho material para comer entre la hojarasca seca que estabas pintando. Vaya faena que le has hecho a la lavandera con tan perfecta reproducción.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno esto de ocasionar mal entendidos con la fauna,yo diria que és constante,solo hay que ber lo triturado que está el territorio en muchas zonas,con nuestras infraestructuras,vias de comunicación,especulación inmobiliaria,y un sin fin más de despropósitos desarrollistas.Actualmente en Europa mueren cada año cinquenta y siete millones de animales,solo por atropellos una cifra significativamente mayor que la de la caza.Lluís ya tengo ganas de ber tu hobra finalizada,esto tiene pinta de que será una sorpresa.

    ResponderEliminar
  7. Ai, que preciosa visita! Quem sabe ela se confundiu com a pintura que você fez das folhas?
    Que guapa, muy guapa! ;)

    Beijos.

    ResponderEliminar