©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

28 jul. 2009

Petirrojo III

Hago desaparecer el blanco de la tabla dando los primeros tonos a la rama y las hojas. Prosigo con el plumaje del ave, pasando a utilizar pinceles más finos para ir apuntando algunos detalles. En este punto la pintura continua fluida y en poca cantidad en el pincel.

20 jul. 2009

Petirrojo II

Insinúo levemente unas débiles luces que empiezan a llegar al fondo e incremento el contraste de luz en el petirrojo.

Reencuentro con el color. Petirrojo I

Después de algo más de un año sin afrontar una obra al óleo, experimentando sobretodo con el grafito, esta semana me he reencontrado con esta técnica. Y lo hago con una pequeña y sencilla obra: un petirrojo (erithacus rubecula) cantando, algo que prometí a unos petirrojos esta primavera que me obsequiaron con sendos duelos musicales con los inicios de la mañana. Me llamó poderosamente la atención el impacto de esa primera luz sobre el rostro y pecho de uno de ellos, que contrastaba fuertemente con el fondo oscuro, todavía inmerso en sombras.

Doy una primera entonación al fondo y al plumaje del ave.

9 jul. 2009

Mirada nocturna al amanecer

Por fin he dado por finalizada la obra que en los últimos días os he ido mostrando diferentes fases de su proceso. En esta última etapa, he seguido trabajando la rama de la derecha y la que aparece de frente, cortada. Acompañado de remates aquí y allá, en unas partes con lápices blandos, para oscurecer y en otras, con grafitos más duros para enfatizar detalles o texturizar algunas partes oscuras.

Esta mañana, dando el paseo de costumbre, me he vuelto a encontrar con uno de los mochuelos. He estado unos minutos contemplándolo. Él ha hecho lo propio. Le he agradecido profundamente el estar ahí, pues si no hubiese sido de otra manera, la obra que poco después terminaría no habría existido. Me he dado cuenta a raíz de esto, que si no hacemos nada y la vida que tenemos a nuestro alrededor va desapareciendo, dejaré de pintar, pues no tendré motivo para hacerlo. La Naturaleza, la vida, es la fuente de inspiración de la que bebemos todos los artistas, sea cuál sea nuestra modalidad artística. Una razón más para que despertemos y actuemos para invertir el camino actual alcanzando la reconciliación con todas las vidas de este planeta y con nosotros mismos. Grafito sobre papel Gvarro 270 grs., 2009 34 x 27 cm.

7 jul. 2009

Quinta sesión



Desafiando al calor, que, hasta parece que el grafito se vaya a deshacer en el papel, continuamos trabajando la gruesa rama con un lápiz más blando, para ir oscureciendo. También con uno de mina más dura enfatizamos algunos detalles del plumaje del ave. Damos una primera pasada a la rama que tenemos de frente, seccionada en alguna de las muchas podas que soportó el almendro a lo largo de su vida.

4 jul. 2009

Cuarta sesión

Incido un poco sobre todo lo hecho ya y marco los principales rasgos de la gruesa rama sobre la que descansa el ave. Ya falta menos...

2 jul. 2009

Tercera sesión

Dedicada casi por completo a trabajar el mochuelo. También he oscurecido un poco más el fondo con un lápiz más blando.

1 jul. 2009

Segunda sesión

Seguimos con el tronco que baja a la izquierda junto con la rama que hay delante. A continuación doy una primera entonación al fondo, para tener un referente a la hora de empezar a trabajar con el ave. Y empezamos con ella, a entonar su plumaje, aunque antes me detengo más tiempo en los ojos, parte fundamental, pues si no se consigue captar su mirada, fallará toda la composición. No es fácil, pues la figura se encuentra a contraluz y, por tanto, todos sus rasgos se verán oscurecidos. Pero vayamos poco a poco...