©Copyright. Lluís Sogorb All rights reserved. Todas las imágenes que aparecen en este blog están protegidas por la ley de la propiedad intelectual. Está prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este blog sin el permiso por escrito del autor.

14 nov. 2011

El ojo que todo lo ve


Posado en la puntita de la rama más alta del almendro más alto, está atento el alcaudón real meridional (Lanius meridionalis) a todo lo que se mueve a su alrededor. Ha abandonado el monte donde se ha reproducido esta primavera y viene a ocupar los territorios que ha dejado su primo el alcaudón común, que ha viajado a África a pasar el invierno. Y es que por aquí ahora bulle más vida que a más altura. Bandos de fringílidos, escribanos, bisbitas, cogujadas, etc. se mueven de un bancal a otro en busca de comida. También algún que otro roedor y los días soleados y templados, algunos insectos.
Además de estar atento a todo, este alcaudón tiene otra habilidad: imita el canto de las aves que oye a su alrededor, con el objetivo de poder ir acercándose a ellas sin levantar sospechas de su verdadera identidad e intentar capturar a la más confiada.
Un ave llena de recursos, sin duda...

6 comentarios:

  1. Que interessante isso de imitar o canto dos outros pássaros para se passar despercebido e se inteirar no meio...
    Admirável desenho desta espécie tão delicada. Eres un as del diseño, amigo! ;)
    Parabéns e felicidades.
    Um beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  2. Otra estupenda plumilla Luis. Me gusta además como estás firmando las obras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Lluís, que puedo decir de esta plumilla y de la anterior entrada... no se me ocurren calificativos de tan alto nivel. La delicadeza de la composición y de los trazos, tanto de los pájaros, como de las ramas... y que ramas.
    Me estás dando envidia y ganas de reencontrarme con mis plumillas. Lástima que no disponga de tiempo... de momento.
    Coincido con Senci en lo de la firma.
    Abrazos
    Potri

    ResponderEliminar
  4. Qué gozada la importancia que das al conjunto de la secuencia trabajada.
    Cómo desearía esa paciencia infinita que tienes al concretar los trabajos.
    Una maravilla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Teca: Eles são um pássaro com um comportamento mais fascinantes. Obrigada e um beijo.

    Jose A.: Muchas gracias por el comentario acerca de la plumilla y de la firma. Un abrazo

    Antonio: Espero que pronto dispongas de tiempo para reencontrarte con tus plumillas y podamos disfrutar de tus maravillas. Humildemente, a mi me queda mucho camino que recorrer para intentar al menos alcanzar tu nivel. Abrazos.

    Javier: Si, tengo ese defecto. Me encanta tanto detenerme a observar el ave como la rama, la piedra, etc. sobre la que se posa o se mueve. Lo de la paciencia, se ha ido adquiriendo con los años y, en ocasiones se desvanece aunque no quisiera. Saludos

    ResponderEliminar
  6. No sé a qué me recuerda ese último párrafo. Últimamente nuestra política está llena de alcaudones.

    Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar